Hombre se castra solo htero

La división administrativa del Reino de España en provincias data deaño en que el entonces secretario de Estado de Fomento, Javier de Burgos, ideó una división del mapa español en 49 territorios a los que denominó provincias. Asimismo, las dos provincias insulares de por entonces, Baleares y Canarias, también mantendrían su toponimia. Con posterioridad, las Cortes Generales fueron aprobando por ley los cambios de nombre de tres de estas regiones: la provincia de Logroño pasó a ser La Rioja, la de Santander se renombró como Cantabria y la de Oviedo, como Asturias. Alicante : La capital comenzó siendo un asentamiento íbero-romano llamado Lucentumque podría proceder del nombre griego Akra Leuké ' fortaleza blanca'. Almería : Su capital tomó su nombre de una atalaya que vigilaba la zona marítima de Bayyana, durante la época musulmana. Esta estructura era llamada Al-mariyat Bayyanay posteriormente se construyó la ciudad a su alrededor. Asturias : El origen del nombre de este territorio surge del término celta stour, que se traduce como 'río'. Así, el río Esla era conocido como Astura, y en sus orillas residía el pueblo prerromano de los astures. Barcelona : No hay fuentes precisas que confirmen cómo la colonia romana de Barcino recibió ese nombre.

Con el tiempo las distintas culturas que habitaron el país fueron transformando los topónimos

Nuestra revista cumple hoy el medio millar de entregas, distribuidas a lo largo de cuarenta y cuatro años de trabajo ininterrumpido. Años que la biografía, como lo hace habitualmente, aprovechó para marcar los destinos de España y América, unos destinos que parecían imprevisibles y que hoy nos resultan insoslayables. Gran parte de su inteligencia estaba silenciada o exilada. Hoy, la patria donde se edita la revista es un país integrado en Europa, una democracia consolidada y una sociedad próspera, que sufre los trastornos propios a un grado relativamente alto de desarrollo. Atraía inmigrantes, se proyectaba hacia un futuro integrado y satisfactorio, parecía exhumar un horizonte de generosa utopía, como en los momentos fundacionales de su historia. Las condiciones actuales de Hispanoamérica han cambiado en sentido opuesto a las de España.

0 comentario

Mandar un comento