Coquetear con un chico sabe

La sociedad de la tecnología A lo largo de los años la forma en que conocemos a otras personas ha cambiado indiscutiblemente. Gracias a la era de internet el abanico de posibilidades creció a un ritmo vertiginoso y las redes sociales hicieron su estelar aparición. Cuando he estado sin pareja, he visto que la mayoría solo quiere sexo Lo que he aprendido del ligoteo es que las citas son un reflejo del tipo de sociedad que vivimos. Suelen ser tan efímeras como todo en general. La serie de la semana pasada ya no significa nada esta y lo mismo ocurre con el chico que conociste hace unos días. Es muy difícil establecer vínculos duraderos cuando las posibilidades, con Facebook, Tinder, Grindr, Instagram y las aplicaciones para conocer gente, son infinitas. Recurrir a las mentiras reiteradamente nunca funciona tienen las patas muy cortas, ya sabes y acaba por tener consecuencias nefastas. Si lo que quieres es causar buena impresión lo mejor es que vayas de cara en todo momento.

1 Van al gym

Vamos, que acabaste por sorpresa en la conocida 'friend zone' o zona de amigos, cuando creíste que la gratitud era evidente y estaba todo acción. Pero también puede ser que denial te lanzaras y desde tu yacija, a solas, te tiraste de los pelos lo que quedaba de confusión, tratando de descifrar si sería escarceo lo que te pareció simpatía. Puede que hasta algunas amistades que presenciaron el momento, te sigan recordando la oportunidad tan maravillosa que desperdiciaste por no interpretar de la manera adecuada. Pero no te preocupes, esto es algo muy habitual y pocas personas se han librado de estas situaciones confusas. Tanto a hombres como a mujeres nos cuesta a veces identificar y diferenciar el juego de la seducción con la amabilidad o simpatía. La mayor parte de la asesoría es no verbal y saber identificar las señales es clave. También es verdad que, en el juego de la seducción, no siempre nos atrae lo directo, incluso puede asustarnos, y por algo se le llama juego, porque implica interpretación e incertidumbre.

Clase de iniciación al TWERK - TUIWOKTALENTO - FAMA A BAILAR

Siempre en línea

La semana pasada descubrimos la historia de Silvia, de 42 años, que se ilusionó de un chico que desapareció de repente y del que tuvo noticias tres meses después cuando, para su sorpresa, le encontró Hoy traemos el relato de Iker: Me llamo Iker y tengo cincuenta años, recaí en Tinder para probar suerte y ver si conseguía ligar, ya que había vuelto a la soltería tras una larga relación. En realidad, si de alguien quiero reírme es de mí mismo. Sobre esta aplicación me gustaría tratar tres aspectos diferentes: la adicción que provoca, su uso en el extranjero y un pequeño examen que he hecho. Una de los problemas que puede generar esta app, o por lo menos las diez primeras veces que te la instalas, es la adicción. Hay un edad en el que puedes mirar si el 'match' en caso de que con suerte tengas alguno te ha escrito o si hay alguien nuevo interesante a cualquier hora de la madrugada o del día. Es posible que cuando estén viendo vuestras fotos y leyendo la cita que baza os inspira, en realidad no estén en un lugar idílico sino en el mismísimo retrete. Pero algunos daughter insistentes hasta dar miedo.

0 comentario

Mandar un comento